CONSEJOS PARA RECICLAR EN CASA

 

Primero, es imprescindible reflexionar, para reducir (no generar ese residuo) o reutilizar (reusar ese ‘residuo’), antes de reciclar. Obviamente, siempre vamos a tener algunos residuos en casa, ¿qué hacer con ellos?

 

¿Qué es mejor (o menos dañino) para el medio ambiente?

Es difícil saber qué es mejor, entre otras cosas porque los expertos, según sea el color de los cristales desde los que miran, ofrecen datos que a menudo se contradicen entre sí.

En realidad, para llegar a saberlo con absoluta certeza tendríamos que calcular cuánto cuesta fabricar, distribuir, reciclar cada uno de esos productos (la botella, el brik, la lata, la bolsa) y, si no se reciclan, cuánto le cuesta al medio ambiente soportar un objeto que quizás tarde cientos de años en “desintegrarse”.

 

¿QUÉ ES LO QUE SÍ SABEMOS?                                

 Lo esencial es que, siempre que podamos, deberíamos comprar:

Y cuando eso sea imposible, reflexionemos sobre qué es más bueno (o menos malo) para el medio ambiente.

 

Los yogures, las conservas: ¿recipiente grande o pequeño?

 

El agua, los yogures, los zumos, la fruta en almíbar, etc., siempre mejor en recipiente grande.

Sale muy caro “envasar” minúsculas cantidades de líquido y alimento.

 

La leche y el agua: ¿en vidrio, en brik o en recipiente plástico?

 

El vidrio es la mejor opción porque es cien por cien reciclable (y reutilizable) en múltiples ocasiones.

Las botellas de plástico también se reciclan, pero no siempre. Solo el PET de las botellas de agua se puede volver a convertir en un envase que esté en contacto con los alimentos.

Con el brik todo es un poco más complicado porque está fabricado con cartón, plástico y aluminio.

El cartón (75%) se recicla, pero el politileno (20%) y el aluminio (5%) probablemente acaben en un vertedero o sean quemados para producir energía.

 

Los refrescos y otras bebidas, ¿en lata de aluminio o en botella de vidrio?

 

Tanto las latas de aluminio como las botellas de vidrio y las de plástico precisan de una gran cantidad de energía para su fabricación y transporte.

El aluminio puede recuperarse en un 100%, y podría ser tan buena opción como el vidrio, porque si una botella se puede reciclar hasta 50 veces, una lata de aluminio se puede reciclar casi indefinidamente.

 

Las frutas, las verduras, el pan, las carnes…

 

Usa envases reutilizables (las fiambreras de toda la vida, los tápers de hoy) para transportar y almacenar alimentos, una bolsa también reusable para el pan, y un carrito para transportar la fruta y la verdura. El cómodo carrito con ruedas de toda la vida.

Evita las bolsas de plástico de un solo uso. Incluso, por si acaso, las bolsas de plástico “biodegradable” porque, según dicen algunos expertos, a pesar del material vegetal de su composición, la mayoría contiene plástico que no se degrada.

La mejor opción son las bolsas reutilizables, que pueden ser de tela u otros materiales.

 

¿Y para envolver el bocadillo o guardar los alimentos en la nevera?

 

Olvídate del papel aluminio o del film plástico: siempre mejor un táper, es decir, un recipiente con tapa. Y si es para tenerlo siempre en casa, mejor si es de vidrio.

 

¿Detergentes, jabones, acondicionadores, champús?

 

Dedica 5 minutos de tu tiempo a leer las etiquetas de los envases.

Si el producto lleva la Etiqueta Ecológica Europea (EEE) para detergentes, lavavajillas, jabones, champús, acondicionadores y limpiadores multiusos, tienes una garantía.

Probablemente, comprando estos productos, y no los que carecen de la etiqueta, reduzcamos los efectos ambientales adversos.

Pero tampoco es mala idea comprobar si cerca de tu domicilio hay alguna tienda dedicada a la venta de productos biodegradables para la limpieza de la casa y la higiene personal: productos a granel sin sulfatos, sin fosfatos, sin níquel, no testados en animales y en recipientes retornables.

Para la lavadora, mejor que el jabón, un saquito con nueces para lavar. Las nueces dejan la ropa fresca y limpia como nunca, ¡y sin residuos ambientales! Busca en internet ‘nueces de jabón para lavadora‘ y te sorprenderás. En Blipvert hace años que las usamos, lo subrayamos como garantía.

 

¿Es posible conseguir un hogar basura cero?

 

Si sigues estos consejos, verás que tu bolsa de basura desaparecerá por completo.

Orgánica: Separar tus residuos orgánicos es fundamental. Esta es la bolsa (orgánica) que has de tener más a mano en la cocina, y que has de reciclar en el contenedor marrón (orgánica) cada día ya que es un residuo biodegradable que genera olores. Recuerda que las bolsas usadas para la fracción orgánica deben ser biodegradables.

¡Sé creativo!: Fabricar con tu familia tus propios contenedores con etiquetas de colores puede ser muy divertido e inspirar a reciclar con mayor frecuencia.

Envases y Papel/Cartón: estos son los dos grupos de residuos más importantes, que debes recoger en un espacio más reducido posible. Para ello te proponemos que uses contenedores verticales y lo más accesibles posibles (que estén e . Los contenedores altos y estrechos ayudan en los espacios reducidos. Si plegamos el cartón, y compactamos los plásticos y las latas metálicas, deberíamos conseguir visitar los contenedores amarillo (envases) y azul (papel y cartón).

Vidrio: Nosotros te proponemos meter las botellas de vidrio (si son pocas) en la bolsa de envases o papel (la que te venga mejor en cada ocasión), y las reciclas en primer lugar en cuanto llegues al contenedor verde (vidrio), que está siempre junto al amarillo y azul, donde reciclamos los envases y el papel.

Medicamentos: El día que se hace limpieza del botiquín hay que guardar todos los productos caducados o que se deseen reciclar y llevarlos al contenedor blanco (que encontrarás en tu farmacia más cercana).

Miniresiduos especiales: Guarda en una caja pequeña los siguientes residuos domésticos que no pueden ir a ningún contenedor  de recogida selectiva pero tampoco puedes lanzar a la basura: pilas, baterías, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de pequeño formato como mandos a distancia, teléfonos móviles, cargadores, cartuchos de impresora, discos CD/DVD, y bombillas led y de bajo consumo. Puedes reciclar todo el contenido de la caja en un solo viaje a tu Minideixalleria o Minipunto Limpio urbano más cercano o, si tu localidad todavía no tiene servicio de Minipuntos Limpios, debes reciclarlos en el Punto Limpio municipal más cercano.

Residuos voluminosos: Siempre se reciclan en el Punto Limpio más cercano. Infórmate de los horarios antes de hacer el viaje y pregunta si tu municipio tiene servicio de recogida a domicilio, servicio que es muy habitual para este tipo de residuos.

Blipvert Recologics, 2022
Consulta nuestra web